¿Qué porque han hecho esto? Porque era lo más fácil

Crónicas de la incertidumbre.

Amos Smith
Amos Smith

@amos.smith

En estos tiempos inciertos, aquella frase del borrachito del final de Pedro Navaja, autoría de Rubén Blades, ha perdido vigencia. Pareciera que la vida ha dejado de darte sorpresas. Y eso incluye los resultados irreversibles del reciente Miss Venezuela, dónde una junta ad hot incidió en los resultados finales sobre la decisión del jurado.

Cuando el Destino Nos Alcance, es un película de 1973 dirigida por Richard Fleischer, dónde en el año 2022 el hacinamiento, la contaminación y el calentamiento global causan un desastre ecológico en toda la tierra. Solo una pequeña y dominante élite tiene acceso a escasos lujos como las verduras, carnes, agua y artículos de higiene. La mayoría de la población malvive colectando agua en garrafas, sin alimentos, viviendas y consumiendo una especie de evolución de las bolsas CLAP en forma de dos productos comestibles. Soylent rojo y Soylent amarillo que son básicamente vegetales concentrados que alimentan a más de la mitad de la población mundial.

Un detective personificado por Charlton Heston investiga el asesinato de un accionista de la todopoderosa empresa Soylent que acaba de lanzar un tercer producto para la alimentación de la prole llamado Soylent verde, supuestamente hecho con concentrado de plancton. En el apartamento del ejecutivo asesinado, el detective perteneciente a la generación del desastre mundial escéptico, como la mayoría de la población venezolana que ya no recuerda que alguna vez el salario mínimo podía cubrir la canasta básica, se encuentra con cosas que nunca había visto antes como una nevera full de comida, agua caliente con jabón y hasta una biblioteca.

Para no dejarlos sin spoiler, les diré que al final ante la destrucción del plancton en los océanos, el detective descubre que el Soylent verde está elaborado con restos humanos. El canibalismo alimentario.

Definitivamente, el destino nos ha alcanzado cuando nos ha tocado describir una nueva cotidianidad que se desenvuelve en una especie de historia contemporánea detenida. Porque por encima de las apariencias levantadas para presumir de la normalidad de una minoría en la abundancia, se ha levantado una sociedad de limosnas institucionales.

Las consecuencias de este emporio de espejismos y promesas recicladas es que hemos terminado creyendo en nada. Cómo la fugacidad del trending topic nacional.

Aquí cualquier parecido o semejanza ha dejado de ser casualidad. Pasa en las películas y pasa en la vida real. Es que hemos terminado pareciéndonos a un reality show de TNT.

Ahora lo que si es difícil es alcanzar al destino que nos ha dejado botados. Por ahora. Cómo dijo alguna desafortunada vez nuestro Doctor Frankenstein vernáculo.

@amos.smith

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com